Promoción y fomento de la lectura: Incluir desde el discurso

Noticias del macrocontexto

El término “analfabeta” se ha convertido en un insulto que profieren los lectores desde un falso pedestal. ¿Cómo se puede invitar así a leer a quien no lo acostumbra?

Incluir es poner algo dentro de otra cosa o dentro de sus límites, según la definición del diccionario de la lengua española. Inclusión es, por ello, la acción y el efecto de incluir. De ahí el adjetivo “inclusivo”: que incluye o tiene la virtud y la capacidad para incluir algo.
Pero si hablamos de inclusión es forzoso que hablemos también de su contraparte: la exclusión. El verbo excluir denota, en primera acepción, quitar a alguien o algo de un lugar. De ahí el adjetivo “exclusivo”: que excluye o tiene fuerza para excluir. Y, como sabemos, “exclusión” es la acción y el efecto de excluir. Y “excluyente” es el adjetivo que significa “que excluye”, “deja fuera” o “rechaza”.

En el idioma español, y creo que en todos los idiomas, el adjetivo “exclusivo” tiene una connotación mercantilmente virtuosa. Hablamos de conjuntos habitacionales “exclusivos”, de zonas residenciales “exclusivas”, de ediciones “exclusivas”, de escuelas…

View original post 1,938 more words

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s